Acorde con los estatutos de Miami-Dade, la Comisión puede anular el veto de la alcaldesa si logra el respaldo de dos terceras partes de los comisionados presentes en la votación.

El otro puesto ausente en la votación fue Joe Martínez, quien fue suspendido por un presunto acto de corrupción.

Los límites de desarrollo urbano, o UDB (por sus siglas en inglés), se trazaron hace cuatro décadas para mitigar el impacto que pueden generar obras de construcción en el ecosistema, en terrenos situados principalmente hacia el sur y el oeste de Miami-Dade.

Levine Cava, que se mostró enérgicamente en contra de la expansión, tuvo suficiente apoyo de comisionados para bloquear la propuesta hasta la semana pasada, cuando la comisionada Raquel Regalado cambió su voto de “no” a “sí”.

Acorde con declaraciones de la comisionada, la donación de 622 acres de terrenos al Condado Miami-Dade, para ser protegidos bajo el Environmentally Endangered Lands Program (EEL), le hizo reflexionar.

No obstante, el grupo ecologista Hold the Line Coalition opinó, por medio de un comunicado, que “comisionados fueron persuadidos por la inclusión de un terreno en el EEL a cambio de otro terreno”.

Asimismo, minutos después, el grupo encargado de construir la el centro de logística y tecnología, bajo la solicitud de Coral Rock Development y Alligned Real Estate Holding, comentó: “A lo largo del proceso de solicitud, nuestro equipo tuvo en cuenta los consejos y las preocupaciones expresadas por los comisionados, planificadores del Condado y expertos ambientales. El resultado fue una solicitud más pequeña, pero mucho mejor, que equilibró la necesidad de oportunidades económicas en South Dade con la necesidad de proteger nuestros recursos naturales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.